Parques naturales de Vitoria-Gasteiz


El centro de la ciudad. La catedral verde

Volver a portada



Cómo llegar. La gran bóveda verde de La Senda está en el parque de la Florida, camino hacia Armentia. En ese mismo sendero, a la derecha, se encuentra el Prado (1820), una antigua zona donde pastaba el ganado, y más adelante, junto a Mendizorroza, el Mineral, una antigua fuente, clásico merendero de los vitorianos de antaño
.


A pocos metros del corazón de Vitoria, la plaza de la Virgen Blanca, se levantan dos catedrales: la de piedra y hormigón es neogótica y apenas lleva 40 años abierta al culto. La otra es una gran bóveda verde formada por gigantescos plátanos de sombra y los vitorianos la conocen como La Senda. Enlaza el parque de la Florida con el paseo hacia la basílica de Armentia en un itinerario clásico de casi 3,5 kilómetros peatonales que también lleva el sobrenombre de la ‘ruta del colesterol’ por su utilidad terapéutica. El entramado verde que articula Vitoria y la convierte en un ejemplo europeo no ha surgido hace unos años. La misma masa verde de La Florida, romántica y espectacular, data de 1820 igual que el parque de El Prado pero ya en 1790 tuvo un antecedente en el pequeño jardín del Espolón descrito por el propio Jovellanos. Los paseos antiguos dan a la ciudad la belleza y la presencia vegetal que sólo puede construir el tiempo.

Esa cuidada planificación urbana que en lo arquitectónico se convirtió en hito de libro de texto como Los Arquillos ha reinventado nada menos que 20 zonas verdes. Sin contar con los cuatro parques de la periferia -Salburua, Armentia, Olárizu y Zabalgana- la capital alavesa tiene una superficie de zonas verdes superior a los 6,2 millones de metros cuadrados que, sumados a las más de 600 hectáreas del anillo verde, hacen un total de 12 millones de metros cuadrados. O lo que es lo mismo, una media de 51,7 por habitante. Más del doble de la media española.
Los barrios están salpicados de pequeños rincones y jardines verdes y de grandes masas forestales como El Prado, Arriaga o Judimendi. Y todo sin contar con la masa forestal del municipio. Sus montes, sierras como las de Arrato y Montes de Vitoria (futuro parque natural), ocupan una mancha verde con 12 millones de árboles, casi siempre autóctonos: robles, haya, fresnos, arces o pino silvestre.

Otra de las cosas que sorprenden en Vitoria es la existencia de 125.000 árboles plantados en calles y plazas de toda la ciudad. Salvo el Casco Antiguo y el Ensanche, no hay arteria en la que no hayan plantado alcorques.

Foto: Rafa Gutiérrez



Parques naturales de Vitoria-Gasteiz

El centro de la ciudad

Centro verde de Vitoria

La catedral verde

Los gigantescos plátanos forman una bóveda en el centro de la ciudad


Vídeo

Así es la Vitoria verde

Vídeo del anillo verde de Vitoria

Te contamos cómo recorrerla