Datos del candidato

Rafael González

Balonmano

Coordinador de balonmano del Colegio Askartza de Leioa
“Enseñar balonmano es mi vida”

Rafael González comenzó en el balonmano como jugador en 1959, defendiendo la camiseta de un buen número de conjuntos vizcaínos como el Erandio, el Gaztelueta, el Ortuella y el San Ignacio. Veinte años después desembarcó en el Colegio Askartza de Leioa como jugador hasta que un accidente laboral provocó su prematura retirada y su traslado al banquillo. Ahí encontró su verdadera vocación como es enganchar a este deporte a los más pequeños “enseñar balonmano es mi vida” reconoce.
De hecho después de 33 años dedicados a su vocación y a pesar de estar jubilado, no falta ni una tarde a su cita con los más pequeños en el patio del Colegio. “Llego sobre las cuatro de la tarde y no me marcho hasta las diez de la noche por lo menos”. Su trabajo consiste en dirigir los equipos desde benjamines hasta cadetes y “vuelta a empezar” con escolares de edades comprendidas entre 9 y 14 años. De esta labor con futuros talentos del balonmano lo que “más me gusta es ver como progresan y además te diviertes mucho con ellos” asegura. Según sus cálculos han pasado por sus manos “más de 650 jugadores” a lo largo de estos 33 años. Su desinteresada labor de cantera ha sido recompensada con la medalla de oro del Club “algo que estoy muy agradecido” concluye.

Patrocina:
Petronor





El Correo