o Noticias del Masters Tenis de Bilbao

Robredo, nuevo 'maestro' de Bilbao

El catalán se lleva la txapela tras superar a Almagro por 7-6 y 6-3 en una vibrante final


LAURA GONZÁLEZ | BILBAO

La txapela de la tercera edición del Masters Tenis de Bilbao ya tiene dueño. Tommy Robredo, número 50 en el ránking de la ATP, se convirtió ayer en el palacio de Miribilla en el nuevo 'maestro' del torneo bilbaíno, patrocinado por EL CORREO, sucediendo en el palmarés a Juan Carlos Ferrero, baja de última hora por una lesión. El jugador catalán, subcampeón en 2008 en la primera final disputada en la capital vizcaína tras caer ante Fernando Verdasco, se impuso ayer en el Bilbao Arena en dos sets a Nicolás Almagro 7-6 (8-6) y 6-3, en un partido muy disputado, sobre todo en una intensa primera manga.

El vencedor ya había prometido espectáculo el día anterior al término del choque que le enfrentó a David Ferrer en semifinales, y así fue, un gran partido a la altura de una final. Los 5.500 espectadores que se dieron cita en el Bilbao Arena disfrutaron de un juego de calidad, muy vistoso y tremendamente equilibrado en el primer set del encuentro. Ambos llegaban en un buen momento de forma, con ganas de resarcirse de sus finales perdidas en La Casilla, y ninguno de los dos dejó que el contrario cogiera más que una mínima ventaja en el marcador. Intercambio de golpes precisos. Los puntos y los juegos se sucedían en uno y otro bando.

Almagro fue quien consiguió el primer juego del partido, a lo que Robredo contestó adjudicándose el segundo. Toma y daca de buen tenis, en el que ambos se sentían muy seguros con sus certeros servicios. En el séptimo juego, con empate a 3 en el marcador, el catalán logró romper el saque del murciano, que contestó con su potente revés. De nuevo se llegó a una igualada, lo que obligó a decidir el primer set en la muerte súbita. El número 15 del mundo se puso por delante con un 5-3, lo que encarrilaba a su favor el 'tie-breack', pero Robredo consiguió remontar y se adjudicó el desempate en el decimocuarto juego (8-6), tras casi una hora disputada.

Remate de espaldas

Ese certero golpe del tenista gerundés lo acusó su rival, un Almagro que no supo reengancharse al partido. Robredo, por su parte, mantenía el nivel mostrado en la primera manga. El que minutos más tarde se llevara la txapela de ganador hizo levantarse de sus asientos al público del Bilbao Arena con un remate de espaldas tras una volea del murciano, tanto que le sirvió para conseguir más tarde el tercer juego del segundo set. A partir de ahí, la superioridad del catalán se hizo más palpable. Almagro cedió de nuevo su saque y su rival consiguió una cómoda ventaja de 4-1, después de dejarle en blanco en el quinto juego. Robredo le tenía a su merced, pero éste no quería tirar la toalla y salvó una bola de 'break'. A pesar de su potente pegada, Almagro tuvo ayer ante sí a un rival muy sólido y preciso en todos sus golpeos. El catalán, tremendamente motivado y sin apenas hacer concesiones, logró cerrar el partido a la hora y media de haber comenzado, con un 3-6 favorable en el segundo y último set del encuentro.

Tommy Robredo consiguió hacerse con un título que se le sigue resistiendo al murciano, quien cayó en la final de la pasada edición del Masters Tenis de Bilbao ante Juan Carlos Ferrero. El subcampeón pugnó ayer por la txapela tras superar el viernes en los cuartos de final al joven canadiense Milos Raonic, procedente de la fase previa, a quien entrena el ex tenista asturiano Galo Blanco. Tras él, su siguiente víctima fue el alemán Philippe Kohlschreiber, a quien superó sin demasiada dificultad. A Robredo, en cambio, le tocó desde el inicio bailar con la más fea. En los cuartos se enfrentó al serbio Iván Ljubicic, número 17 del ránking ATP y campeón este año en Indian Wells. En semifinales el catalán se vio las caras ante David Ferrer, favorito a hacerse con el torneo, partido que venció tras superar al levantino en el primer set, antes de la retirada del de Jávea por lesión.

Tomy Robredo recibió la txapela que le acredita como vencedor del torneo de manos del alcalde de la villa, Iñaki Azkuna. El cheque por valor de 3.000 euros que ganó lo destinará a la fundación que lleva su nombre, en apoyo al tenis en silla de ruedas.