Basauri ya tiene sus dos estaciones

La conexión sobre cuatro ruedas al metro

La historia de las lanzaderas al metro es la historia de una larga espera. Basauri iba a ser uno de los primeros municipios vizcaínos en recibir al metro. Pero el retraso a la hora de acometer el proyecto y la envergadura de las obras fueron demorando la llegada del suburbano a la localidad basauritarra, algo muy difícil de digerir por sus vecinos teniendo en cuenta su cercanía a Bilbao. No resulta extraño que parte de los 43.000 habitantes de Basauri no aguantaran más y protagonizaran sonadas protestas populares para exigir una estación en las cocheras, situadas en el complejo de Sarratu, donde ya reposaban las unidades del metro. Descartada la idea de construir esta parada por motivos técnicos y de seguridad, el Gobierno vasco y la Diputación decidieron financiar a partes iguales un autobús, conocido como lanzadera, para trasladar a los usuarios de Basauri a la estación de Etxebarri. El servicio, que arrancó en julio de 2006, fue un total éxito pese a que al principio fue muy criticado por los vecinos que todavía soñaban con una parada provisional. Pero pronto su frecuencia de diez minutos, un trayecto de tan sólo un cuarto de hora de duración y el hecho de que funcionase durante el mismo horario que el suburbano terminó por convencer a los más críticos. Además, el autobús contaba desde el primer momento con dos paradas en el centro de Basauri -en Los Miradores y en Bizkotxalde, lo que permitía un cómodo acceso al suburbano para la mayoría de los vecinos. Y lo mejor de todo, era gratuito, lo que le convirtió en uno de los servicios de transporte más utilizados por los basuritarras con unos 6.000 viajeros de media al día.

A la vista de la gran aceptación popular de la lanzadera, el Ayuntamiento de Basauri decidió poner en marcha en febrero de 2009 su propio autobús al metro para comunicar el barrio de San Miguel con la estación de Bolueta. Este autobús, promesa electoral de la alcaldesa Loly de Juan, cruzaba el barrio de El Kalero realizando cinco paradas hasta finalizar su trayecto. Sin embargo, la Diputación nunca vio con buenos ojos la puesta en marcha de esta segunda lanzadera al considerar que solapaba uno de los recorridos del Bizkaibus. De hecho, los viajeros debían bajarse en El Boquete, una zona muy poco transitada situada en la frontera con Bilbao, y recorrer a pie los últimos 300 metros para llegar a Bolueta y así evitar disputas legales por posible competencia desleal. Pese a las disputas entre administraciones, esta lanzadera pronto se hizo muy popular entre los vecinos de los barrios situados fuera del centro urbano de Basauri, trasladando de media a unos 40.000 usuarios al mes. El tramo horario donde se concentran más viajeros es de 8 a 10 de la mañana y de 1 a 7 de la tarde, además del horario nocturno que facilitaba el regreso a casa teniendo en cuenta que el servicio de autobuses foral se interrumpe antes de las 11 de la noche.

El futuro de las lanzaderas

La apertura de la estación de Ariz no supone la desaparición de las lanzaderas al metro. El Ayuntamiento de Basauri mantendrá la lanzadera de San Miguel hasta finales de año, cuando está previsto que llegué el metro al centro. Entonces se estudiará si se convierte en autobús urbano.

También, recientemente, la lanzadera ha protagonizado una nueva polémica ya que Metro Bilbao decidió crear un servicio a imagen y semejanza del de Basauri pero para conectar Galdakao a la estación de Etxebarri. La Diputación se negó en redondo al entender que no era necesario y que suponía una competencia desleal para Bizkaibus. Finalmente, y tras recurrir a la Ertzaintza para desalojar a los pasajeros de los autobuses por orden de la institución foral en uno de los episodios más surrealistas vividos en Vizcaya en los últimos años, será un bizkaibus gratuito el que haga las labores de lanzadera desde Galdakao a la recién estrenada estación de Ariz a partir del mes de marzo. Pero quizás, a partir del 2012, veamos otra vez la característica silueta gris de estos autobuses trasladando viajeros y sirviendo nexo de unión a municipios que carecen de metro al resto de la geografía vizcaína que ya cuenta con él.

Usuario subiendo a la lanzadera que une Basauri con el metro de Etxebarri.